Cuáles son los primeros signos de alerta del TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo)

Contenidos

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno mental grave que puede repercutir negativamente en la calidad de vida de las personas afectadas. A pesar de su prevalencia, puede ser difícil detectar los primeros signos de alerta del TOC y muchas personas no son diagnosticadas. Conocer los signos y síntomas clave del TOC es esencial para identificar la enfermedad a tiempo y obtener ayuda cuanto antes. Los primeros signos de advertencia del TOC pueden incluir pensamientos persistentes e intrusivos, comportamientos compulsivos, evitación de ciertas actividades y preocupación excesiva por la salud y la seguridad. En este artículo se analizan los primeros signos de advertencia del TOC y cómo reconocerlos. También le dará consejos sobre qué hacer si cree que usted o alguien que conoce puede estar mostrando signos de TOC. Si comprende los signos del TOC, podrá dar los primeros pasos para obtener la ayuda que usted o su ser querido necesitan. Psicofuncionalmente dispone de servicios en todas las localidades de Malaga, como por ejemplo; Marbella o Mijas

Como aparece el TOC


El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno del cerebro. Suele caracterizarse por pensamientos y sentimientos incontrolables que conducen a comportamientos repetitivos. Obsesivo se refiere a pensamientos que son excesivos y no deseados, y compulsivo se refiere al impulso abrumador de un individuo de hacer ciertas cosas para reducir la ansiedad causada por estos pensamientos. En un episodio de TOC, se pueden experimentar tanto obsesiones como compulsiones. El TOC afecta aproximadamente al 2,2% de la población en algún momento de su vida. El TOC suele comenzar en la infancia o la adolescencia y puede durar toda la vida. Es una enfermedad tratable y, con el tratamiento adecuado, muchas personas con TOC pueden llevar una vida normal. Con cada generación sucesiva, el TOC parece presentarse con más frecuencia, y a personas cada vez más jóvenes.

Cómo reconocer los primeros síntomas del TOC

Existen muchos síntomas asociados al TOC, por lo que puede resultar difícil detectar los primeros signos de advertencia del TOC. Sin embargo, si conoces los síntomas y sabes qué buscar, te resultará más fácil detectar los primeros signos de advertencia del TOC. En este artículo se han analizado los síntomas comunes del TOC y cómo se manifiestan. Si reconoces estos síntomas en ti mismo o en alguien que conoces, actúa. La intervención temprana es crucial para tratar el TOC y reducir la gravedad de los síntomas. Si tú o un ser querido experimentáis alguno de estos síntomas, es importante que busquéis ayuda lo antes posible. Existen tratamientos eficaces para el TOC y es posible vivir una vida plena, sana y feliz con TOC. La intervención temprana es crucial para tratar el TOC y reducir la gravedad de los síntomas. Si cree que usted o un ser querido pueden padecer TOC, es importante que busque ayuda lo antes posible.

¿Qué es el TOC?

El TOC es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos no deseados y recurrentes (obsesiones) y comportamientos que se intentan para reducir la ansiedad (compulsiones). Las personas con TOC experimentan una amplia gama de pensamientos y comportamientos, como una preocupación excesiva por los gérmenes, miedo a enfermar, pensamientos sexuales no deseados, el impulso de ordenar las cosas de forma precisa o una necesidad incontrolable de lavar o revisar las cosas. Las personas con TOC son conscientes de que sus pensamientos y comportamientos son irracionales, pero se sienten incapaces de detenerlos o de reducir su ansiedad. A veces, una persona con TOC puede experimentar síntomas que afectan a su capacidad para funcionar y realizar actividades cotidianas, como dificultades para relacionarse, en el trabajo o en la escuela. La principal diferencia entre el TOC y otros trastornos de ansiedad es que las personas con TOC son conscientes de que sus pensamientos y comportamientos no son razonables.

El TOC se caracteriza por pensamientos recurrentes no deseados e intrusivos. En las personas con TOC, estos pensamientos pueden ser moderados o graves. Las obsesiones suelen estar relacionadas con sentimientos de culpa, miedo a contraer una enfermedad o preocupación por causarse daño a sí mismo o a los demás. Estos pensamientos suelen estar relacionados con valores fundamentales y pueden estar relacionados con creencias religiosas o morales. Las personas con TOC pueden preocuparse excesivamente por enfermar o hacerse daño a sí mismas o a los demás. Esto puede dar lugar a comportamientos compulsivos destinados a prevenir enfermedades o lesiones. Los pensamientos obsesivos típicos y los comportamientos compulsivos relacionados en el TOC incluyen:

  • Miedo a la contaminación: Se trata de una preocupación excesiva por contraer una enfermedad o contaminarse. Este miedo puede estar relacionado con los gérmenes y la suciedad, o puede ser más general. Las personas con este tipo de TOC pueden lavarse las manos muchas veces al día y tener grandes cantidades de artículos de limpieza en casa.
  • Preocupación excesiva por la salud: Se trata del miedo a que algo vaya gravemente mal con la propia salud. Las personas con este síntoma del TOC pueden pasar mucho tiempo investigando sus síntomas en Internet o acudiendo a diferentes médicos para descartar cualquier posible afección.
  • Pensamientos religiosos o morales excesivos: Las obsesiones relacionadas con creencias religiosas o morales son comunes en las personas con TOC. Pueden experimentar una preocupación excesiva por no haber hecho algo bien o por haber hecho algo mal. Puede preocuparles haber quebrantado un código religioso o moral importante para ellos, o puede preocuparles ofender a los demás.
  • Culpabilidad excesiva: Las personas con TOC pueden sentirse culpables por algo que han hecho o que han dejado de hacer. Esto puede ser muy angustioso, sobre todo si creen firmemente que han hecho algo mal.
  • Preocupación excesiva por que las cosas sean «perfectas»: Las personas con TOC pueden experimentar un intenso deseo de hacer las cosas «perfectas», o pueden preocuparse excesivamente por cometer un error. Esto puede consumir mucho tiempo y esfuerzo, y puede hacer que la persona con TOC evite muchas actividades.
  • Preocupación excesiva por el orden o la simetría: Las personas con este tipo de TOC pueden tener las cosas perfectamente ordenadas. Pueden pasar mucho tiempo organizando sus pertenencias o su entorno.

Comportamientos compulsivos de las personas con TOC

En las personas con TOC, los comportamientos repetitivos están diseñados para reducir la ansiedad asociada a las obsesiones. Los comportamientos compulsivos suelen realizarse en secreto y pueden provocar sentimientos de vergüenza o culpa. Algunos ejemplos comunes de comportamientos compulsivos son:

  • Lavado excesivo: Algunas personas con TOC pueden desarrollar un impulso compulsivo de lavarse las manos y/u otros objetos que utilizan con frecuencia. Pueden lavarse las manos hasta dejarlas rojas y en carne viva.
  • Limpieza excesiva: Las personas con este tipo de TOC pueden pasar muchas horas al día limpiando. Su casa puede estar muy limpia, pero a costa de tener poco tiempo para otras actividades.
  • Oración excesiva: Algunas personas con TOC tienen un intenso deseo de rezar y hablar con Dios casi constantemente.
  • Comprobación excesiva: Las personas con este tipo de TOC pueden tener un impulso incontrolable de comprobar cosas, como puertas, electrodomésticos, el depósito de gasolina y la presión de los neumáticos.
  • Acaparamiento excesivo: Las personas con este tipo de TOC pueden coleccionar objetos de poco o ningún valor. Es posible que les cueste deshacerse de objetos, aunque no tengan valor sentimental o monetario.

Que evitan las personas con TOC

Una persona con TOC puede evitar ciertas actividades o lugares porque siente que no puede controlar sus pensamientos y/o comportamientos. Evitar ciertas situaciones es común en el TOC y puede ser un signo del trastorno. Tales situaciones pueden incluir:

  • Evitar la contaminación: Las personas con TOC pueden evitar actividades que impliquen gérmenes y suciedad o pueden mantenerse alejadas de lugares como los baños públicos. Pueden evitar tocar cosas y mantener las manos en los bolsillos o detrás de la espalda.
  • Evitar problemas de salud: Las personas que padecen TOC pueden evitar ir al médico y someterse a pruebas médicas porque pueden sentirse demasiado ansiosas por los resultados. También pueden evitar vacunarse porque les preocupan los efectos secundarios.
  • Evitar la perfección: Las personas con TOC pueden evitar hacer cosas porque temen no ser capaces de hacerlas lo suficientemente «perfectas».
  • Evitar el orden o la simetría: Las personas con TOC pueden evitar actividades que les obliguen a alinear las cosas y a asegurarse de que todo está en orden.

Los individuos que sufren de TOC poseen una preocupación excesiva por la salud y la seguridad.

Las personas que padecen TOC suelen preocuparse excesivamente por su salud y seguridad. Pueden preocuparse excesivamente por problemas de salud comunes, como contraer la gripe, o pueden preocuparse excesivamente por enfermedades graves. Pueden seguir ciertos rituales para evitar enfermar, como llevar mascarilla en público y lavarse las manos. También pueden evitar estar cerca de personas enfermas. Las personas con TOC pueden estar excesivamente preocupadas por la seguridad. Pueden preocuparse en exceso por la posibilidad de sufrir daños y/o de que sus seres queridos sufran daños. Pueden tener fuertes impulsos de comprar cosas que creen que les protegerán, como alarmas y artículos diseñados para mantener a la gente alejada.

Sobre el autor

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad